Un dulce y vistoso postre para San Valentín.

Lo último en repostería se llama Cake Pops, una suerte de chupachups que no se chupan : se muerden.

Dicen que su origen está en las cake balls, pequeñas bolitas de bizcocho muy típicas del Sur de EEUU que surgen en un intento de las amas de casa norteamericanas de aprovechar las sobras de sus pasteles.

Pos su vistosidad, estos cake pops son un regalo más que ideal y dulce para los amantes y nunca mejor dicho.

Por ello, la madrileña repostera Lorena Manzano, ha diseñado de cara a San Valentín un ramo de cake pops de Piña Orsero.

Un ramo, que haciendo honor a su local que acaba de abrir en la capital ( Maceta Café ), se presenta en una maceta de latón verde muy vintage.

Inspirada en la dulzura y versatilidad de las piñas Orsero - las únicas en el mercado con calidad extra Premium y garantía de máxima frescura - , la repostera Lorena Manzano ha diseñado unos cake pops con forma de piña.

Cada una de las seis piezas están elaboradas una a una artesanalmente a base de bizcocho casero relleno de una buttercream de Piña Orsero y cubierta de un chocolate blanco con tinte amarillo natural. Mientras que las hojas de las piñas las consigue con una fondant de azúcar verde.

Lo podemos adquirir en su local de la Calle Pradillo, 9 - Maceta Café - en donde diariamente podemos ver expuestas tartas y pasteles de innovación.

A qué no se os ocurre un regalo más dulce?