Consejos para un bronceado saludable...

Hace unos días desde la Unidad de Nutrición de la Clínica Tufet nos aportaron unas pautas que contaremos a nuestras oyentes de http://clickradiotv.es para conseguir un bronceado saludable a través de la alimentación.

El sol emite tres tipos de radiaciones que afectan de forma directa a la piel : infrarroja, visible y ultravioleta. Son los rayos violeta ( UV ) los que actúan sobre las células de la piel y pueden dañar la cabeza del ADN.

Desde la Clínica Tufet nos explican qué efectos nocivos tiene el sol sobre la piel :

.- Acelera los signos de envejecimiento de la piel.

.- Deja la piel como un papel.

.- Pérdida de firmeza y descolgamiento de la piel.

.- Aparición de manchas.

.- Sequedad que provoca que la piel esté más áspera.

.- Cáncer de piel.

Una vez visto esto , nos explicaron los consejos que debemos seguir para conseguir un bronceado saludable, sin riesgos para la piel :

. Revisar las machas y las pecas antes de la exposición solar.

. Prepara la piel antes de tomar el sol.

. Aumentar la aportación de antioxidantes para combatir los radicales libres.

. Los primeros baños de sol deben ser progresivos y realizarse a horas en las que la radiación sea moderada.

. Utilizar protectores solares en crema o gel.

. Hidratar el cuerpo por dentro ( bebiendo abundantes líquidos ) y por fuera ( con agua termal ).

. No olvidar el cuello y el escote, ya que son zonas que a menudo pasar desapercibidas en los cuidados.

. Extremar las medidas de precaución con la ingesta de algunos medicamentos.

. Tras la exposición solar, hay que nutrir y calmar la piel.

Por su lado, la Doctora Olga Hernández de la Unidad de Nutrición de la Clínica nos aportó unas pautas para un bronceado saludable a través de la alimentación:

. Aumentar el consumo de frutas y verduras de temporada.

. Seguir una dieta rica en Omega 3 y antioxidantes en Vitaminas A, E y C

. Aumento del consumo de alimentos ricos en Vitamina D y A.

. Tomar jenjibre y té verde que ayudan a la digestión y a los procesos antiinflamatorios.

. Eliminar alimentos refinados, procesados y altos en azúcar.

. Eliminar lácteos y más en concreto los desnatados ya que la grasa que eliminan es sustituida por azúcar.

. Evitar las cocciones a altas temperaturas, que ayuda a disminuir los radicales libres.